El reto de diferenciarse de la competencia Imprimir
Jueves 05 de Diciembre de 2019

La diferenciación es una capacidad que un emprendedor está llamado a desarrollar. Y no solo para presentar una oferta distinta, sino para hacer que el cliente valore esa singularidad.

¿Sabías que el triunfo del Cirque du Soleil además de su creatividad y talento, se basó en la capacidad de diferenciarse de sus competidores? Así es, el afamado circo canadiense, en algún momento se percató que la gente ya no quería ver animales en un espectáculo y generó sus montajes prescindiendo de ellos. Eso fue clave, “pero la diferenciación per se no genera nada, a menos que esos atributos generen una valorización que el nicho de mercado que se pretende alcanzar lo valore”, explica José Coloma, profesor de Gestión de Empresas y Emprendimiento de la Universidad de Concepción, cuando le preguntamos por la importancia de la diferenciación en un emprendimiento.

Para Coloma, quien es también emprendedor en el rubro del turismo como cofundador de la agencia de turismo utu.travel, la diferenciación nace a partir de la competencia. “Si no hay competencia, como en el caso de las innovaciones que crean mercados nuevos, no habrá diferenciación. Sin embargo, el ser innovador y generar un nuevo mercado, plantea el desafío de posicionar un producto o servicio en el segmento de mercado al que se dirige. Es decir, en un comienzo, en el caso de las innovaciones, existirá el desafío de educar al cliente para que sepa que lo que le están ofreciendo es efectivamente una solución a su problema”.

La diferenciación sirve porque sin ella se generan productos estándar, que solo serán seleccionados por el cliente a partir del precio. “Y competir en precios, supone tener un enorme de capital, lo que habitualmente no tienen los emprendedores”, dice Coloma quien agrega: “Cuando somos pequeños y estamos partiendo, lo más importante es la calidad de servicio, considerando que tenemos poco capital pero una gran capacidad de entregar un servicio de total calidad, porque nuestros clientes son pocos. El nivel del servicio, sea el negocio que sea, nos permitirá posicionarnos y ser reconocidos. Por lo demás, esto nos permitirá ahorrar en marketing y promoción porque un cliente satisfecho siempre nos recomendará”.

Para el experto, la diferenciación es una capacidad que se debe desarrollar. “La única estrategia sostenible en el tiempo es la innovación y la diferenciación. Si consideramos que los ciclos de vida de las empresas son cada vez más acotados y el nivel de competencia es alto en todo sector, resulta muy importante la evolución. Esto se logra entendiendo cada vez mejor a nuestros clientes y entregando un servicio que se adecúe cada vez más a la demanda. Para eso es vital la habilidad de leer el mercado para adecuar nuestra oferta, creando atributos nuevos, modificando existentes e incluso eliminando aquellos que el mercado no considera valiosos. Esto nos permitiría también disminuir costos y derribar el paradigma que dice que diferenciarse es caro”, explica.

En suma, la calidad y excelencia de servicio son la mejor estrategia. “Puede ser la única gran ventaja que podemos tener contra grandes empresas. Por eso debemos ser astutos en la investigación del mercado, levantar de manera minuciosa la oferta existente, conocer en profundidad la competencia, no para copiar sino para diferenciarnos. En definitiva, la mejora continua es la madre de todas las batallas”, concluye José Coloma.

Fuente: Emprende BancoEstado

Propyme-Noticias Pymes