“Los dolores de las organizaciones son desafíos adaptativos” Imprimir
Martes 03 de Diciembre de 2019

La Coach Pilar Valladares reflexiona sobre como ser empresa hoy, sus retos actuales en un mundo cada vez más incierto, las propuestas de valor para sus clientes y el compromiso de los colaboradores. En esta entrevista, los dueños y dueñas de Pymes descubrirán preguntas claves para plantearse a sí mismos, con el objeto de conocerse, inspirarse, abrirse al cambio y trazar el futuro de sus emprendimientos.

Pilar Valladares es coach ejecutivo, mentora, consultora en gestión organizacional. Tiene una amplia experiencia en asesorar y apoyar a las empresas, como asociada a PMC Coaching & Consulting.

Sobre cuáles son las principales preocupaciones o aspectos que los empresarios desean mejorar, responde que “he trabajado en diversas industrias, con empresas de distinto tamaño y con manager que están en distintos niveles de desarrollo. Las preocupaciones son normalmente transversales, vinculadas a los nuevos tiempos. Vemos que hay algo que no los deja avanzar o que están trabados. A veces, se imaginan otra organización, más colaborativa, personas más autónomas, menos reprocesos, líderes más resolutivos y confiables. Les inquieta la insatisfacción de clientes, áreas que trabajan desconectadas entre sí o que las ventas no son las esperadas o la cultura actual es más bien una barrera a los cambios que desean impulsar. Sin ir más lejos, los tomadores de decisiones de las empresas adheridas a la comunidad PROPYME, declaran que no están pudiendo prosperar con niveles de venta más satisfactorios”.

Enfatiza que “estas preocupaciones nos conectan con el ámbito adaptativo de las organizaciones y no con los problemas técnicos. ¿Cómo prosperar en un mundo de cambios que nos desafía? ¿Cuáles son las posibilidades de futuro para mi emprendimiento? ¿Por qué no tengo los clientes que quiero y me merezco? Estas interrogantes no tienen una sola respuesta. Sin duda, el camino para prosperar no responde a un problema técnico, sino que a una dimensión adaptativa. Los problemas técnicos siempre están presentes en las organizaciones, no es complejo atenderlos, porque recurro a un experto para que me diga qué hacer. Sin embargo, los dolores de las organizaciones son desafíos adaptativos y al tratarlos con una solución técnica, en un intento de hacerse cargo de ellos, es una mala estrategia, porque finalmente estoy produciendo frustración o, en el mejor de los casos, el mismo resultado no deseado”.

“Las pistas para hacernos cargo de los desafíos que enfrenta un emprendedor o una organización, pasan por una transformación, por un proceso de aprendizaje, tanto del director, gerente o líder como de los propios equipos, por cultivar nuevas sensibilidades y nuevas habilidades, que por lo demás, son parte del ser humano y de su inmensa capacidad de despliegue y que requieren a veces tan solo un ajuste, ser desarrolladas o afinadas. Sin duda, hay que estar dispuesto a desafiar nuestra manera de mirar el mundo”, explica.

La apertura al cambio

Respecto a como iniciar el camino de hacer el trabajo en forma diferente, destaca que “no existe una receta, porque la pregunta nos conecta con un cómo y si bien contar con planes de acción es clave, para empezar un trabajo de desarrollo de nuevos hábitos, sería útil primero conectarnos con algunas preguntas. Mirarnos y plantearnos ¿Quién estoy siendo hoy? ¿Cuáles son los patrones que se repiten? ¿Cuáles son las evaluaciones improductivas que hago acerca de mí y del futuro, que me hacen sentir insatisfecho, incómodo o me cierran posibilidades? ¿Dónde estoy parado hoy?, ¿Cuáles resultados quiero producir?”

“Luego, conversar acerca de estas preocupaciones y andar con otros, porque los llaneros solitarios no prosperan y porque las conversaciones son muy poderosas en tanto nos abren posibilidades. Asimismo, atrevernos a hacer pedidos adecuados para atender mis necesidades, en cualquier ámbito, desde la familia hasta el espacio laboral. También, aprender a diseñar ofertas relevantes para otros, para mi equipo, para mi jefatura o para mis hijos. Finalmente, tomar la decisión y el compromiso de hacerme cargo de aquello que me tiene trabado, por ejemplo, un estado de ánimo de permanente resignación o de desesperanza. Incluso, en el espacio de la salud, el descuido de mí mismo. Los seres humanos tenemos una enorme capacidad expansiva y si estamos dispuestos a trabajar en nosotros, seremos capaces de diseñar el futuro que queremos o descubrir quién quiero ser o la organización que quiero tener. Este trabajo nos requiere apertura al aprendizaje, coraje y compromiso. Los coaches estamos entrenados para acompañar en esa dirección”.

Compromiso Organizacional y Liderazgo

Consultada referente a la invitación de los trabajadores al compromiso organizacional y a los procesos de mejora continua, sobre todo, cuál sería el papel del liderazgo, Pilar Valladares plantea que “se habla mucho, como si en la figura del líder está la clave de todo. Pienso que es una dimensión relevante, es decir, se necesitan personas decididas, con capacidad de aprendizaje, con prácticas que demuestren que ese gerente o tomador de decisiones actúa con liderazgo”.

Precisa que “el compromiso visto como trabajar 24x7 o tener la camiseta puesta es absolutamente improductivo. El compromiso se gesta en la relación con el otro, se construye mediante una relación organización- líder-colaborador”.

Reflexiona “¿Cuándo se da? No es algo consciente, pero se refleja en las acciones. A veces el compromiso está en riesgo o no se expresa. Pasa cuando las promesas de las organizaciones no se han cumplido o cuando el manager autoritario solo da órdenes, no se involucra, escucha muy poco y no brinda feedback oportunamente”.

“Visto desde otra óptica, una forma innovadora de producir mejoras notables en el aumento de los cumplimientos y en el compromiso, es que el sistema, o sea, la organización, equipos y líderes, aprendan a coordinar acciones de manera efectiva. Es decir, aprendan las habilidades que producen colaboración y confianza y que, como resultado de esta innovación, se creen las posibilidades donde antes no existían y emerja el compromiso”, puntualiza.

Emprender en tiempos de cambios profundos, constantes y complejos

La coach hace referencia a ser empresa hoy, sobre todo, en consideración de los actuales escenarios. “El mundo es cada vez más líquido e incierto, tenemos más preguntas que respuestas, lo clásico está old fashion, somos tironeados hacia un escenario cambiante y de desconcierto. Ante esto, creo que requerimos aprender a navegar en este mundo nuevo y las preguntas que me surgen son ¿Cuáles nuevas habilidades requerimos desarrollar? Si me siento frustrado, ¿cómo salir de ese espacio emocional para emprender y prosperar? ¿Cuál sería una disposición anímica más expansiva? ¿Estoy renunciando antes de intentarlo?, ¿Será ingenuo soñar? ¿Qué podría ocurrir si me anticipo? ¿Será que no estoy en la suficiente determinación para perseguir mi propósito? Entonces, ¿qué hacer?”, cuestiona.

Añade que “requerimos aprender a navegar, abrirnos a ciertas sensibilidades, como los estados de ánimos, que son la atmósfera en la que estamos . Entonces, cómo gestionar estados de ánimo más expansivos, para pasar del miedo permanente al atrevimiento, a la determinación que nos permite emprender y levantarnos cuando juzgamos que hemos fracasado. El propósito es una dirección, un faro y el compromiso serian nuestras decisiones traducidas en acciones, consistentes con ese compromiso. Esto nos podría permitir igualmente navegar en este tiempo. Invitaría a preguntarnos, además, cuál es la oferta en la que podemos constituirnos en un mundo acelerado y cambiante, para que nuestra escucha y capacidad de anticipación nos permitan prosperar en este nuevo escenario”.

Propuesta de Valor

Para quienes están iniciándose en el mundo del emprendimiento y necesitan crear su estrategia de negocios, Pilar Valladares propone “comenzar por distinguir la realidad, cuál es el mercado en el que estoy jugando, identificar a los distintos actores, conocer a los clientes o potenciales clientes. También cuál es el diseño del futuro que deseo. Preguntarme por mi propósito, tener la claridad hacia donde quiero ir, cuál es mi oferta, para quiénes será pertinente, qué podrán esperar mis clientes de mi propuesta. Igualmente, delinear las alianzas estratégicas que necesito, quiénes son esos actores, cómo voy a distinguirme, a quiénes necesito convocar. Luego, enfocarme en elementos no menos importantes, como es el diseño de visión, misión, objetivos de negocio, valores, estructura, competencias, procesos y tecnología”.

Servicios para Pymes y emprendedores

PMC Coaching trabaja con Pymes y emprendedores. La profesional destaca que “escuchamos las preocupaciones de quienes conducen las empresas o de personas a quienes les han encargado un determinado desafío y no lo están logrando. Vamos a conversar, a escucharles. Luego, proponemos una estrategia. Entrenamos las habilidades adaptativas que requieren aprender, para producir los resultados que esperan e implementamos mejoras en la coordinación de acciones de los equipos. Esto se expresa a través del coaching ejecutivo, coaching de equipos, mentorías y consultoría en desarrollo organizacional”.

Más información en http://pmccoaching.cl

Pymes Entrevistas y Tips