Banner
Banner
“Con deudas mal estructuradas las Pymes pierden competitividad” Imprimir Correo electrónico
Martes 25 de Septiembre de 2018

imagen

Ricardo Ibáñez, socio fundador de Defensa Deudores, conversó con PROPYME respecto de la alta morosidad por la que atraviesan una gran cantidad de pequeñas empresas, analizando las causas de este problema y sobretodo las herramientas que existen para que las Pymes reorganicen sus deudas, las cuales muchas veces por desconocimiento no son utilizadas, tales como el Estatuto Pyme y la Ley de Insolvencia y Reemprendimiento.

Formando parte del Grupo Defensa que encabeza el abogado Ricardo Ibáñez se encuentra Defensa Pyme, cuyo objetivo es apoyar a las Pymes, emprendedores e independientes en el procedimiento de reorganización y liquidación con el objetivo de hacer frente a los problemas de endeudamiento que atraviesan.

Ibáñez contextualiza que “hoy en día son más de 60 mil las pequeñas y medianas empresas que están en situación de insolvencia y que están en Dicom. Al hablar de 60 mil empresas que hoy están fuera del sistema formal, tenemos 60 mil empresas que de una u otra manera se están financiando a través de fuentes de financiamiento informal o endeudamiento de menor calidad”, advierte.

Una Pyme al endeudarse a una mayor tasa a través de prestamistas, sociedad de garantía recíproca, préstamos de familiares, préstamos de terceros, etc, lamentablemente pierde competitividad porque en el fondo parte de sus utilidades las está hipotecando por los altos intereses que está pagando”, complementa.

Junto a ello el abogado resalta que “hemos visto también los titulares que hablan de que el 60% de las familias chilenas gasta más de lo que gana, o sea más de la mitad de nuestra población está en un default doméstico, que en el fondo es tener mayor gasto que ingreso”.

Síntomas de endeudamiento

imagen Ibáñez comenta que “lo que nosotros nos hemos dado cuenta es que la pequeña y mediana empresa no logra advertir los síntomas que van a terminar necesariamente en una situación de sobreendeudamiento, en el fondo esperamos el infarto para ir al cardiólogo, y no atendemos los primeros síntomas que las Pymes empiezan a manifestar”.

Ejemplo de estas advertencias, detalla el abogado, está “el declarar imposiciones y no pagarlas, empezar a pagarles a los proveedores con cheques a fecha, empezar a meter préstamos personales en la operación del negocio, sacar un avance en efectivo para pagar el IVA, pedir un crédito a través de un hijo para pagar los sueldos, empezar a trabajar con las Sociedad de Garantía Recíprocas o con los Factoring, etc”.

Respecto al último punto el profesional opina que “yo soy crítico de ese tipo de financiamiento, creo que cuando ese financiamiento es temporal vale la pena, pero cuando pasa a formar parte del negocio y se comienza a vivir del factoring se pierde competitividad, porque estos también se mueven en tasas que son prácticamente el Máximo Convencional”.

Soluciones para reorganizar la deuda

Para el abogado Ricardo Ibáñez, “lo que la gente no sabe, y eso es lo que a nosotros nos preocupa demasiado y que es lo que estamos haciendo con PROPYME, es informar que hoy día tenemos una Ley que permite reorganizar las empresas, definir si una empresa es viable o no y reorganizar sobretodo el pasivo de la deuda y reestructurarla de manera tal que tengamos un mayor plazo para pagar con condonación de intereses e incluso el perdón de alguna parte de la deuda”.

Para Ibáñez, “con estas cifras tan negras que hablamos, entender y por sobretodo comprender que sólo 37 empresas se reorganizaron el 2017 ocupando la ley 27.720 de insolvencia y reemprendimiento nos parece que es una vergüenza, y nos parece que habla de un desconocimiento tremendo por parte de las Pymes de una herramienta que les permite reorganizar sus deudas”.

Y advierte que “nos parece también absolutamente poco congruente que la ley 20.416 que es el Estatuto Pyme que permite que a través de un asesor económico de insolvencia se obtenga un certificado que permite 90 días de congelamiento de pago para poder reorganizar la empresa, también haya tenido una ocupación prácticamente nula durante el 2017”.

Según el abogado, “si nosotros lográramos llegar a cada una de las pequeñas y medianas empresas que están endeudadas y hacerles ver que tienen dos herramientas, la ley 20.416, estatuto pyme, y la ley 20.720 de insolvencia y reemprendimiento, y decirle que entre ambas normas si hacemos un mix llegamos a que tenemos 180 días para reestructurar una empresa sin que ningún banco, institución financiera, casa comercial o prestamista pueda ejecutar sus créditos, creemos que gran parte de las Pymes podría reorganizarse, podrían pensar tranquilamente su negocio, y podrían no someterse a repactaciones o renegociaciones muchas veces absurdas desde el punto de vista financiero que lo único que hacen es empobrecerla y terminar tarde o temprano trabajando para pagar intereses al sistema y en definitiva llegar a bajar la cortina”.

Ricardo Ibáñez resume que “nosotros creemos que hoy día estamos en un periodo de reactivación económica, los indicadores señalan de que vamos a tener crecimiento, la confianza en el consumidor ha crecido, entonces lo que las Pymes necesitan es un poquito de oxígeno, que no las tengamos ‘acogotadas´, y ese ‘desacogotamiento’ por así decirlo de manera muy poco técnica hoy día existe, mezclando ambas disposiciones, Estatuto Pyme más Ley de Insolvencia y Reemprendimiento, las Pymes pueden tener hasta 180 días de plazo para congelar sus pagos y reestructurar su deuda”.

Defensa Pyme

imagen En relación al trabajo que realiza Defensa Pyme, Ibáñez cuenta que “nosotros hoy día tenemos el 60% de los procedimientos concursales en nuestro país. Lo que hemos hecho con nuestras oficinas de Arica a Punta Arenas es educar haciendo un trabajo de hormiga a través de seminarios a Pymes, y también a través de los medios de comunicación por cierto”.

“Por eso es que nos ha venido como anillo al dedo la alianza que tenemos con PROPYME (Defensa Deudores participa de la Gira Núcleo Emprendedor 2018) que nos permite llegar directamente a la gente que lo necesita, porque de todas empresas son las grandes las que han ocupado la ley, pero nosotros sabemos que donde está la real problemática es en las Pymes, más del 80% de las empresas que se ha liquidado y han quebrado son pequeñas y medianas empresas”. Agrega que “lo que hemos observado a través de la gira que hemos hecho en conjunto con PROPYME es, primero que la convocatoria ha sido tremendamente exitosa, nos encontramos con una organización que logra convocar gente y que son precisamente Pymes, es decir no emprendedores en fases nacientes ni grandes empresarios, que están ávidas de información”.

“A mí en lo particular como relator me sorprende como la gente va abriendo los ojos y va conociendo la ley y se da cuenta que la posibilidad real de reorganizar las deudas existe. En ese contexto nosotros invitamos a todas las Pymes que están pasando por esta situación de endeudamiento a que pierdan el miedo, que pierdan la vergüenza, que entiendan que hay solución a esta problemática y que estamos gustosos de atenderlos a través de todas nuestras oficinas a lo largo del país y en nuestra web en www.defensapyme.cl, concluye.

Pymes Entrevistas y Tips

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Banner
Banner
Banner
Puedes encontrarnos en:     

Últimos Comentarios PRO PYME Chile

También puedes encontrarnos en:     
Copyright © 2018 PROPYME — Todos los derechos reservados.