Banner
Banner
El trabajo de ComunidadMujer por aportar al fortalecimiento de las Empresarias y Emprendedoras Imprimir Correo electrónico
Lunes 30 de Octubre de 2017

imagen

Si está claro que las Pymes compiten en una cancha dispareja, las Pymes que son lideradas por mujeres enfrentan escenarios aún más difíciles. ComunidadMujer es una organización reconocida por trabajar en favor de la equidad de género. Recientemente publicaron un documento con 10 propuestas que colocaron a disposición de los políticos, organizaciones y ciudadanía. Su Directora Ejecutiva, Alejandra Sepúlveda, da a conocer las acciones que han llevado adelante y que son claves para el emprendimiento.

“Somos una organización transversal que ha trabajado durante 15 años con todos los gobiernos, el mundo privado y organismos internacionales, para impulsar políticas públicas y organizacionales que promuevan una mayor igualdad de género, y por esta vía avanzar en productividad, crecimiento y desarrollo”, dice Alejandra Sepúlveda, Directora de ComunidadMujer.

Esta institución elaboró un documento con 10 propuestas de Género para el desarrollo de un Chile sostenible y lo ha puesto a disposición de los candidatos, políticos y sociedad civil. Está publicado en su sitio web.

El texto aborda temáticas cruciales y que están siendo trabajadas como la corresponsabilidad parental; mayor representación de mujeres en la alta dirección de empresas públicas y privadas; fomento de la participación de las empresas a cargo de mujeres en el mercado de las compras públicas; diseño de un sistema de pensiones que corrija las desventajas que enfrentan las mujeres; incorporación del enfoque de género en la política nacional docente; promoción de vocaciones científicas y tecnológicas en niñas y adolescentes; plan de formación ciudadana para la igualdad de género; incorporación de las demandas de mujeres en la Constitución; introducción de cuotas de género en todas las elecciones populares, más allá de las próximas elecciones parlamentarias y consejeros regionales.

“Ponemos nuestro conocimiento y experiencia a disposición de todos los actores sociales. Nos aliamos estratégicamente para diseñar e implementar iniciativas y programas de alto impacto, generando plataformas de colaboración que apunten al cierre de brechas entre hombres y mujeres en la educación, el ámbito económico y también de representación política. Avanzar hacia una sociedad que dé más oportunidades y ponga en valor el aporte y talento de las mujeres, que son más de la mitad de la población, implica transformar la cultura y también promover cambios en lo normativo y en las instituciones”, señala la profesional.

“Lo primero que se necesita hacer para solucionar las barreras que hoy enfrentan las mujeres es transformar la cultura, que las ancla a un rol tradicional de cuidadoras de la familia y de la casa. Debemos superar este paradigma para avanzar en corresponsabilidad, en un reparto de roles equitativo. Eso pasa por otorgar a los hombres derechos exclusivos para el cuidado de los hijos y de la familia porque el no hacerlo implica que la mujer por ley tiene toda la carga y el costo exclusivo y eso le resta oportunidades. Ellas enfrentan más desempleo, brecha salarial, más lagunas previsionales y entonces su ciclo de vida termina siendo un ciclo de desigualdad. La evidencia en los números y también en la experiencia cotidiana así lo demuestra”, enfatiza.

La labor con ChileCompra

Varias de las propuestas ya han sido trabajadas por ComunidadMujer. De hecho esta organización ha apoyado a ChileCompra en “promover la participación de las mujeres en las compras públicas. Se han impulsado cambios normativos y ciertas prácticas para crear conciencia y fomentar el crecimiento de las empresas lideradas por las mujeres”, explica la profesional.

Se implementó la Directiva 20, que establece las condiciones y recomendaciones para que los compradores del Estado puedan introducir en sus bases de licitación criterios de evaluación que privilegien la contratación de bienes y servicios de empresas a cargo de mujeres o bien opten por la contratación directa de ellas cuando son licitaciones menores a 10 UTM. Además, se creó y se está difundiendo el Sello Empresa Mujer, que permite identificar a las personas naturales y jurídicas que transan con el Estado y que en el caso de empresas las mujeres deben ser propietarias de más del 50% y ser su representante legal o gerenta general . “Cuando le pones nombre y rostro, puedes aplicar de manera más eficaz este enfoque de género”, precisa Alejandra Sepúlveda.

Existe una oferta programática de formación continua dirigida a mujeres que son proveedoras del Estado y que está orientada a desarrollar y fortalecer las competencias para el éxito del negocio. Ha tenido dos modalidades diferentes de trabajo.Por una parte, 5 cursos e-learning sobre competencias para el negocio. Por otra, el desarrollo de Mentorías en 5 regiones del país, en el que se abordaron competencias personales, interpersonales y, también, del negocio mismo. “Los testimonios de las emprendedoras han sido bien positivos, pues a través de la mentoría lograron fortalecer su autoconfianza y esas características de alto impacto, como son buscar oportunidades, tener motivación, ordenar su negocio, diseñar mejor su modelo y crear mejores acciones de marketing. La mentoría es un catalizador de procesos. En general, para los emprendedores, uno de los factores de éxito es tener acceso a una mentoría que apoye su negocio y a su desafío de emprender”, se explaya.

Valora que “ha sido un trabajo que hemos realizado desde el 2015 apoyando a ChileCompra y que ha contado con el cofinanciamiento del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano del Desarrollo (BID). Esta iniciativa ha sido reconocida en foros internacionales por potenciar el rol de las mujeres como proveedoras del Estado. En ese sentido empoderarlas en sus capacidades como empresarias, significa invertir en un mayor desarrollo social y económico”.

Advierte que “este es un proceso que continúa, en paralelo al fortalecimiento de capacidades y oportunidades. Estamos sistematizando la experiencia para que ojalá no sólo se proyecte para el próximo gobierno, sino que también se pueda generar un aprendizaje para otros países. Es el caso de República Dominicana, que tiene un mercado público más joven que el nuestro y que está mirando con mucha atención lo que Chile ha hecho para incorporar este enfoque de género, que tiene un pilar en lo normativo pero también en fortalecimiento de competencias y en la identificación y certificación de empresarias”.

Fundamenta la trascendencia de esta política porque “cuando una mujer emprende, tiene autonomía económica, beneficia a su familia y a su comunidad, a través de la generación de empleo y de elevar la calidad de vida de su familia. Las mujeres invierten en educación, salud, vivienda, es decir, en todos aquellos bienes que son esenciales para el progreso y desarrollo de las personas y sus hijos”.

Iniciativa de Paridad de Género Chile (IPG)

alt “La baja participación laboral afecta a la competitividad de los países. Un estudio de la Subsecretaría de Economía advierte que el PIB puede aumentar en casi 10 puntos porcentuales si ellas, con las condiciones adecuadas para trabajar, se integraran a la fuerza laboral equiparando a la participación masculina”, así señala Alejandra Sepúlveda en la presentación del documento consistente en las 10 propuestas de Género para un Chile Sostenible.

Una de las principales líneas de acción de ComunidadMujer ha sido desempeñar la Secretaría Ejecutiva de la Iniciativa de Paridad de Género, resultado de una alianza público-privada, promovida por el Banco Interamericano de Desarrollo y el Foro Económico Mundial.

“Estamos impulsando a través de esta plataforma colaborativa el cierre de las brechas económicas de género en 3 ámbitos principales: participación laboral, brecha salarial y presencia de mujeres en altos cargos. Entonces generamos un plan de trabajo con 10 medidas y también diseñamos un instrumento de autodiagnóstico que están usando las empresas para medir su línea base en estos 3 ámbitos, tanto en indicadores cuantitativos como cualitativos, para que las empresas con esta información diseñen planes de acción que permitan ir avanzando en el cierre de esas diferencias”, explica la Directora Ejecutiva de ComunidadMujer.

“Hoy día tenemos 92 empresas adheridas a la IPG y eso es una muy buena noticia. Participan el 75% de las empresas SEP, el 25% de las empresas IPSA y están las 5 mineras, los 4 bancos más importantes, empresas del retail y consumo masivo, además de un porcentaje significativo de empresas B. Es una iniciativa que ha sido reconocida en instancias internacionales sobre temas sustentabilidad y por el Foro Económico Mundial como un ejemplo exitoso de colaboración público-privada, que ya se está expandiendo a otros países de la región”, manifiesta.

Detalla que “desde el sector público participan 4 ministerios: Hacienda, Economía, Trabajo, Mujer y Equidad de Género, además de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF). En tanto en el lado privado están las empresas y la sociedad civil. “Hoy día hemos creado alianzas con gremios, con la CPC, ASECH, Sistema B. Pronto firmaremos un acuerdo con la industria de los head hunters. Estamos buscando complicidad, compromiso y convicción para avanzar en este tema”.

#EduquemosConIgualdad

ComunidadMujer puso atención en el foco cultural. Ha trabajado desde el 2014 por abordar la desigualdad de género que se da en el sistema educativo chileno, debido “a la construcción histórica que vincula a los hombres con el rol del proveedor y a la mujer con el rol de la cuidadora de la casa, lo cual tiene un correlato en la sala de clases como estereotipos y sesgos muy presentes en el proceso educativo”, precisa Alejandra Sepúlveda.

Enfatiza que “los niños y niñas nacen iguales, pero a lo largo de ese proceso educativo se van marcando diferencias por los roles que se asignan y que van modulando expectativas, comportamientos y luego decisiones vocacionales que terminan diseñando una ruta que se sigue casi sin cuestionamientos hasta llegar al mercado laboral donde las mujeres se concentran en la enseñanza, ciencias sociales y salud y los hombres están en tecnología, ingeniería y en áreas más productivas. Es decir, hay trabajos feminizados y otros masculinizados, lo que es un problema para la productividad”.

“Si miramos la trayectoria escolar, vemos que en segundo medio, o la etapa de la adolescencia, aparece una brecha muy significativa en el desempeño de las niñas en matemáticas y ciencias respecto de los niños. Esto va minando la autoconfianza y las propias expectativas y como resultado ellas se van restando de las llamadas áreas duras. Esto está medido en las pruebas estandarizadas como SIMCE, PSU y la prueba internacional PISA que es de la OCDE, donde se identifican estas brechas, aunque no en todos los países. La evidencia muestra, por lo tanto, que no tiene que ver con capacidades, sino que con nuestro paradigma”, explica.

Para cuestionar los estereotipos de género en la Educación, “hicimos la campaña #LasNiñasPueden con ONU Mujeres en su primera versión y con apoyo de la UE y el BID. En tanto, la segunda versión la trabajamos con CORFO, para dar un foco a la educación emprendedora. Armamos en el 2016 la campaña #EduquemosConIgualdad, en conjunto con el Ministerio de Educación, que dispuso de guías metodológicas para trabajar estas temáticas de estereotipos en las aulas. El reciente informe de la Comisión de Productividad, la recomendó como una de las iniciativas a proyectar y escalar”, plantea.

En las propuestas se enfatiza que este tema y la capacitación en género debe ser central en la formación inicial de los profesores y también en su formación continua, como parte de la política nacional docente.

Mentorías a Emprendedoras

“Tenemos un programa anual de mentoría donde postulan profesionales y emprendedoras. Todos los años hacemos convocatoria y la próxima empezará en marzo 2018. El grado de satisfacción con el programa es muy alto, supera el 90%”, destaca Alejandra Sepúlveda.

“Es un programa donde las mujeres se benefician con un acompañamiento privilegiado, porque tienen mentores uno a uno, durante siete meses. Además participan en sesiones grupales de co-mentoring lideradas por un coach profesional, hacen redes y luego forman parte de una red de Alumni, que las mantiene conectadas profesionalmente. Nuestra red de más 200 mentores es un lujo y luego de 13 años, nuestra metodología ya está probada y consolidada, lo que nos ha permitido llevarla a otros espacios, como por ejemplo en empresas o programas más específicos para emprendedoras, lo que les ha permitido afianzar competencias esenciales para el éxito de sus negocios”, detalla.

Alejandra Sepúlveda cierra haciendo una invitación a las emprendedoras y empresarias a visitar la web www.comunidadmujer.cl donde accederán a información, estudios y actividades claves para sus proyectos.

Pymes Entrevistas y Tips

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Banner
Banner
Banner
Puedes encontrarnos en:     
Banner

SEA PARTE DE LA COMUNIDAD PROPYME

Nombre y Apellido / Ciudad:

Correo Electrónico:

Banner

Videos Destacados Pymes

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.

Banner
Banner
Banner
Banner

Últimos Comentarios PRO PYME Chile

También puedes encontrarnos en:     
Copyright © 2017 PROPYME — Todos los derechos reservados.