Banner
Banner
Columnas de Opinión Pymes
Dijo lo que dijo y NO lo que creí entender Imprimir Correo electrónico
Miércoles 20 de Octubre de 2010

“Mira. Es simple. Tu le dices aquello que conversamos y cuando te diga que estamos de acuerdo entonces le dices que vamos a cerrar el negocio pero con un enfoque más orientado a nuestro propósito ¿Entiendes?”

Es muy común encontrarse en las empresas interpretando lo que la otra parte dijo, haciendo lo que creemos correcto que debemos hacer, para darnos cuenta, más tarde, que fue muy diferente a lo que en últimas la otra parte quiso decir, y es precisamente en este acto interpretativo en donde radican la mayoría de las dificultades empresariales. Tanto las grandes organizaciones, como la pequeña y mediana empresa, estamos inmersos en este tipo de problemáticas.

Aparentemente es muy fácil entender al otro y poder coordinar acciones que nos lleven a lograr aquello que en conjunto deseamos. Pero la realidad no es así. Entonces, las preguntas que surgen son estas: ¿En dónde está la verdadera dificultad para desarrollar conversaciones dentro de nuestras organizaciones? ¿Por qué se falla tanto en interpretar lo que el otro dice? ¿Qué impide que yo pueda tener certeza de lo que el otro está pensando cuando dice lo que piensa?

A muchos de nosotros nos enseñaron un “modelo” de la comunicación que constaba de 3 partes: Emisor, Mensaje y Receptor, para lo cual nos pusieron de ejemplo uno de los avances tecnológicos que más han impactado a la humanidad, como fue la transmisión de datos a distancia, aplicada a la voz humana, a los datos o a imágenes remotas. La telefonía, la radio y la televisión fueron ejemplos claros de una exacta transmisión. Por lo tanto, para muchos, el ejemplo funcionó. Entendimos que lo que salía del emisor era recibido de igual forma por quien lo recibía. En otras palabras, lo dicho es igual a lo escuchado.

Creemos que es allí en donde radica el problema, pues el ser humano, a diferencia de los aparatos electrónicos, cuenta con un componente que hace la gran diferencia en la comunicación, como es la EMOCIÓN. Lo que decimos está teñido tanto por las palabras, como por el tono y por el contexto. Existe un trasfondo compartido de inquietudes que se deben considerar al momento de “interpretar” una conversación.

No es lo mismo preguntar “¿Qué horas son?” a un transeúnte, en la calle, que preguntárselo a un hijo cuando llega, con varios copetes de más, a las 5 de la mañana. La pregunta es la misma, pero el contexto es muy diferente. Si el hijo contesta… “van a ser las cinco de la mañana, papá!”, podría estar respondiendo algo diferente a lo que su padre preguntó.

Una de las variables claves de éxito en las empresas de hoy es desarrollar, entre otras habilidades, las competencias comunicacionales, tanto para hablar como para escuchar. Muchos creíamos que con solo hablar bien, la comunicación estaba siendo efectiva. Sin embargo debemos revisar si el otro está entendiendo lo que le queremos decir.

Por tanto, nos cabe la responsabilidad de verificar la escucha. Por lo regular las personas no se aseguran si su mensaje fue bien interpretado. Muchos presumen que lo que dicen es tan claro que todos los demás lo entienden igual. Y allí está el problema. Para resolverlo y verificar la escucha del otro, consideramos que es conveniente preguntar “¿Me hice entender”, en vez de “¿Me entiendes?”. Al preguntar “¿me hice entender?” asumo que el problema de la mala comunicación está en mi y no en el otro.

Muchos errores empresariales se pagan caros cuando vemos que otros hacen lo contrario a lo que le dijimos o a lo que acordamos, por cuanto aquel interpretó de manera diferente el mensaje que le dimos. Olvidar que las empresas son un tejido continuo de conversaciones y pensar que son solo procesos industriales los que rigen su desarrollo, es posiblemente una de las mayores cegueras cognitivas que tienen las organizaciones. Ciertamente es necesario que revisen su comunicación aquellos que creen que comunican lo correcto y que son interpretados de la misma manera por quienes escuchan.

Nos han enseñado a escribir, a leer, a pensar, a hablar en público, pero no a conversar. Antiguamente se asumía que “conversar” era perder el tiempo en el trabajo. Muchos jefes retaban a sus colaboradores por “estar conversando”. Y muchos de nosotros no reparamos en que conversar bien es la clave para lograr lo que nos proponemos. El arte de conversar tiene que ver con hablar y escuchar. Hablar con otro dentro de un contexto determinado, para lo cual debo adaptar mi mensaje. Y escuchar al otro desde distintos niveles.

Podemos escuchar al otro, en nuestras empresas, en 3 niveles. Podemos escuchar “solo sus palabras” y quedarnos allí discutiendo lo que dijo, la palabra inadecuada que utilizó o la palabra que me ofendió porque fue mal utilizada. También podemos ir más allá, y es “escuchar la intención” de lo que se nos dice. Podemos entender que aun a pesar de las palabras dichas, lo que se nos quiere decir es otra cosa, lo cual nos ayuda a interpretar mejor la comunicación del otro y desde allí podemos coordinar acciones más efectivas.

Existe un tercer nivel de escucha más profundo, que es cuando escuchamos la “coherencia” entre lo que quiere decir y lo que la persona es en el fondo. Muchos mensajes no son creíbles porque quien los dicen no tienen la “autoridad moral” para decirlo y por tanto no le creemos, o no lo seguimos como líder, o no nos invita a confiar abiertamente en determinados acuerdos. La coherencia es clave cuando comunicamos. Fíjese lo críticos que somos con los personajes públicos. Los reclamos y las críticas que hacemos en nuestras conversaciones a los personajes públicos, bien sea en el ámbito del espectáculo, la política, el arte, la religión, la empresa o el deporte, los hacemos porque no nos cuadra el decir y hacer con el pensar y ser de la otra persona, porque no se condice lo uno con lo otro.

La credibilidad que proyectamos está en que coincida el decir y el hacer con lo que en el fondo pensamos. ¿Cuántos de nuestros líderes dicen cosas que sabemos que no creen? ¿Cuántos prometen acciones futuras, que de antemano sabemos que no van a cumplir? ¿Cuántas veces usted y yo hemos puesto en juego nuestra credibilidad, precisamente por decir y prometer algo y posteriormente hacer lo contrario? Es una debilidad humana que se hace necesario corregir. Y allí radica la clave para que los demás nos sigan, para que los demás nos crean, para que todos desarrollemos la capacidad de crecer y lograr resultados extraordinarios.

La invitación es a mejorar las conversaciones, a estar más atento a lo que decimos y a lo que escuchamos, con lo que se mejorarán las relaciones dentro de la empresa. Entre todos podremos construir proyectos en el que todos entendamos lo mismo. De esta manera podremos incrementar nuestra productividad y por consiguiente tener una mejor rentabilidad de nuestros negocios.

Jorge Alberto Restrepo
Director Ejecutivo de MSO Chile

 
Contrapuntos a la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras Imprimir Correo electrónico
Viernes 15 de Octubre de 2010

El mes pasado, la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF) realizó una presentación acerca del comportamiento del sector financiero y sus actuales niveles de rentabilidad, ante la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados. En dicha oportunidad la ABIF argumentó que Chile es uno de los países con spread más bajos de latinoamérica y que además el factor spread no influiría en la determinación de las actuales tasas de rentabilidad en la industria financiera. A continuación algunos comentarios críticos a la línea argumental seguida por la ABIF:

1. Para la ABIF, los factores que influyen en los costos del crédito son el entorno macroeconómico, las regulaciones bancarias, la disponibilidad de información sobre clientes y la calidad del marco jurídico. Además, los factores más relevantes en el costo del crédito son el nivel de riesgo, los costos de administración, los costos de adquisición y el costo de fondos.

En relación a dichos factores, la ABIF no se hace cargo de la principal crítica que normalmente se le hace al sector, sobre la alta concentración oligopólica y del tratamiento expropiatorio que allí se hace a los clientes cautivos, a los cuales en la práctica se les impide traspasar garantías entre bancos (de un mismo sistema financiero).

2. La ABIF señala que existe evidencia empírica de que mientras más alto sea el nivel de riesgo en los créditos de personas, menores son los márgenes de ganancia existentes: Riesgo Extremo (tasa activa de crédito 4,05% y resultado neto -2,31%), Alto Riesgo (2,34% y -1,21%), Riesgo Normal (2,72% y 014%) y Riesgo Bajo (2,43% y 0,30%).

Lo anterior puede ser cierto cuando se ordenan los créditos de manera “ex – post”, pero no dice nada sobre el factor riesgo al momento de la evaluación “ex – ante” de un crédito. Las categorías de Riesgo Extremo y Alto Riesgo incluyen a grandes deudores como a pequeños deudores y por lo tanto no se puede inferir (con estos datos, al menos) cual sería una tipología “ex – ante” más afecta al riesgo. Tampoco la ABIF entrega datos sobre el peso que tendría cada uno de los segmentos así definidos sobre el total del crédito. En consecuencia, cabe preguntarse si la pérdida de -2,1% en el estrato de Riesgo Extremo es significativa respecto del total del crédito otorgado, o si se trata solo de una pérdida marginal.

3. A juicio de la ABIF los costos de adquisición (costos de transacción) tienen una incidencia relevante en el costo del crédito. Estando de acuerdo con lo anterior, la pregunta es que tan relevante sea el costo de transacción para explicar la brecha existente en las tasas de interés entre Pequeñas y Grandes Empresas, cuando además los bancos están cobrando comisiones adicionales por cada operación. Mientras la Gran Empresa opera con tasas nominales a 90 días del 6% anual, la MIPE lo hace con tasas superiores al 35%; en otras palabras, existe una discriminación en el costo del crédito que llega al 600% (6 veces) que cubre en exceso los costos de transacción, las asimetrías de información y un eventual riesgo asociado a las MIPEs .

4. Cuando la ABIF se refiere al comportamiento de las PYMEs considera una tasa de colocación del 4,04% y un costo de fondos igual a 2,41%, lo cual arroja un resultado neto de 0,27%. Al respecto, cabe preguntarse cómo la ABIF estimó la tasa de 2,41% cobrada a las PYMEs, siendo que las tasas de crédito a corto plazo para las operaciones entre 200 UF y 5.000 UF están alrededor del 18%, cifra sustancialmente superior al 4,04%. Tampoco este cuadro señala el período a que los datos están referidos y por lo tanto fue imposible verificar el costo efectivo de los fondos para ese período.

5. Para la ABIF, el nivel de spread en Chile es bajo cuando se lo compara con otros países latinoamericanos. No obstante lo anterior, cabe señalar al menos dos factores que están en la base de las comparaciones de competitividad internacional. Primero, como consecuencia de una política monetaria ortodoxa, se verifica una fuerte apreciación en el tipo de cambio real del peso y, segundo, Chile compite con otros países a nivel global que mantienen spread que son bastante menores. En efecto, el alto spread es una de las principales debilidades competitivas de Chile, hecho detectado por el Informe de Competitividad Mundial del 2010, del Institute for Management Development (IMD, Suiza).

6. La ABIF sostiene que la solidez de la banca chilena ha permitido enfrentar mejor la recesión que otros países, no habiendo sido necesario utilizar recursos públicos para capitalizar a la banca, como debieron hacerlo otros países en el mundo. Al respecto, es necesario señalar que si bien el sistema bancario chileno no estuvo nunca en riesgo, los bancos “sobre reaccionaron” al ciclo recesivo, no renovando líneas de crédito y tampoco traspasando el financiamiento que requería el sector privado. El resultado fue que a pesar que Chile tenía sus cuentas macroeconómicas en orden, debimos sufrir una recesión más pronunciada y persistente que otros países latinoamericanos (Perú, Argentina, Brasil, Colombia).

7. La ABIF es partidaria de perfeccionar el actual sistema de informaciones crediticias, para así contar con mayor información positiva sobre la deuda consolidada de las personas y empresas. El tema de la información comercial ha sido debatido en múltiples ocasiones y se requiere ciertamente de una legislación que junto con aportar mayores niveles de información, no termine estigmatizando de una manera permanente a los deudores morosos, como hoy ocurre con el DICOM.

En consecuencia, no debe tratarse de una reforma legal que solamente vele por proveer de mayor información al sistema bancario como lo propone la ABIF, sino que contemporáneamente también deba asegurarse que las personas y empresas tengan la posibilidad de integrase al sistema crediticio, cuando éstas se pongan al día en sus pagos.

8. Sobre los resultados patrimoniales obtenidos por la banca en Chile, la ABIF manifiesta que éstos estarían siendo altos este año 2010 no porque los spreads cobrados sean ahora más altos sino porque ahora se incorporan variables como la inflación, los menores gastos por riesgo de crédito, la mayor eficiencia operacional del sistema financiero y la modificación de las normas contables y financieras (IFRS).

La interpretación correcta es que las altas tasas de rentabilidad en la industria financiera han sido posibles porque los spreads cobrados han sido y siguen siendo altos en Chile. En efecto, al comparar la rentabilidad de la industria financiera con el resto de los sectores económicos del país, se aprecia que ésta ha sido extraordinariamente alta no solo este año sino en las últimas dos décadas. En efecto, el año 2009, caracterizado por una recesión económica a nivel mundial, el sistema financiero chileno logró utilidades después de impuestos que representaron en promedio un 13,6% de su patrimonio (datos SBIF).

En conclusión, la presentación de la ABIF ante la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados no logra demostrar que los spreads cobrados en Chile sean bajos y que no constituyan en si mismos una traba para el desarrollo nacional. Por el contrario, existe bastante evidencia de que estamos en presencia de spreads altos y que las empresas de menor tamaño siguen sufriendo para acceder al sistema de crédito.

Por otro lado, se constata que la rentabilidad del sistema financiero ha sido extraordinariamente alta en las últimas dos décadas. Lo anterior se explica precisamente por los altos spreads cobrados, como consecuencia de una alta concentración bancaria y prácticas abusivas de tipo oligópolico en contra de los clientes más débiles del sector financiero.

Juan Carlos Scapini S.
www.aserta.cl

 
Arica siempre Arica Imprimir Correo electrónico
Jueves 07 de Octubre de 2010

Hace un par de semanas, en vísperas de afinar detalles de nuestra presencia en la región de Arica y Parinacota, existía un cierto grado de incertidumbre en nuestra oficina, ya que hace un par de años nuestra experiencia en la ciudad de Antofagasta no había sido del todo satisfactoria. Lo anterior se suma a que entidades que habían participado en las actividades realizadas en otras regiones se estaban restando por razones propias de cada institución.

Esto más un artículo que fue publicado en el Diario El Mercurio “Arica la ciudad que Chile dejó sola”, aumentaba las dudas sobre si nuestra actividad tendría la acogida entre las Pyme y Emprendedores de la Región. Finalmente, durante la última semana recibimos un fuerte respaldo por parte de la Seremía del Trabajo y el SENCE regional, quienes entregaron un nuevo empuje a nuestro viaje.

Ya en Arica, como es propio, cada institución nos permitió por medio de las distintas conversaciones tener una superficial imagen del contexto empresarial. En el traslado desde el hotel al centro de la ciudad sostuvimos una conversación con uno de los termómetros que cualquiera de nosotros puede encontrar en el arribo a una nueva localidad “un taxista”, personajes que en una breve conversación nos pueden realizar una completa radiografía de la realidad, con la ventaja de ser un miembro del común de la gente.

Él nos comentaba su apreciación económica de la ciudad y remarcaba la fuerte competencia que presenta el comercio de Tacna, mencionando la variabilidad de precios de los productos y servicios y una notoria preocupación por la ciudad, batalla que en la actualidad, según su apreciación Arica estaba perdiendo.

Sin ir más lejos nos mencionaba que un producto que en Chile costaba $50.000, a tan sólo 26 kilómetros de Arica, se podía obtener a mitad de dicho valor, logrando almorzar, pagar traslado e incluso comprar otros productos. Es aquí donde nuestro “informante” comenta que puede estar una importante clave y se debe hacer algo en lo inmediato.

En cuanto al seminario, la actividad contó con la asistencia de más de 200 participantes, escenario que tiraba al suelo nuestras dudas y reforzaba nuestra idea que a nivel nacional hemos podido construir, la que dice que mientras se hagan cosas de nivel y que los empresarios sientan que los eventos serán un aporte para su desarrollo empresarial, siempre estarán dispuesto a concurrir y empaparse de nuevas ideas y contenidos.

La visión general que nos formamos del Pyme de la región de Arica y Parinacota es que son empresarios expectantes por las medidas que implementará el Gobierno Regional en apoyo a las Pymes. Una de las ventajas de estas actividades es que se puede conversar y obtener una visión general y ver cuáles son los factores que se repiten en cada dialogo.

Al contrario de lo que se podía pensar empresarios como el Sr. Francisco Pincheira, Adiestrador Profesional Canino o la Sra. Emy Callejas empresaria de productos naturales y terapéuticos, tienen muy claro que deben brindarle factores diferenciadores a sus productos para competir en el mercado y que en esto deben estar al tanto del apoyo que brindan las instituciones públicas y estar alertas sobre qué beneficios pueden hacer realidad en sus empresas.

La preocupación transversal: el financiamiento. La mayoría comenta sobre este aspecto y cómo en otras zonas afirman no tener una comprensión por parte de la Banca y esperan que los nuevos lineamientos CORFO puedan hacer algo al respecto. Reconocen la intención y valoran que esta entidad haya bajado la “puntería” en el apoyo a las Pyme, pero presentan incertidumbre en relación a cómo estas medidas serán adoptados por la banca tradicional. Sin duda es punto al cual todos estaremos muy atentos.

Otro aspecto para rescatar es que lejos están los tiempos en donde Arica presentaba un fuerte movimiento industrial y que con el tiempo fue perdiendo terreno ante la economía de Iquique, argumentos que algunos empresarios recordaban con cierta nostalgia pero muy alejados de la resignación. Confían en que en los próximos años se verán los resultados de ser una Región con bríos propios e “independientes” y concientes que ahora la tarea se encuentra en sus propias manos.

Luego de haber realizado el seminario regresamos a Santiago con nuestro espíritu emprendedor recargado de nuevas energías, demostrando una vez más que el trabajo conjunto de todas las entidades que conforman nuestra iniciativa fue valorado y apreciado como el objetivo que tienen nuestras actividades: crear un escenario empresarial y un momento de expresión por parte de las Pymes, donde sientan que son escuchadas, que están dispuestas a seguir desarrollándose y a seguir creyendo en sus sueños.

Como en todo ámbito, contentos por el resultado y acogida de los empresarios de la Región de Arica y Parinacota. Ahora a seguir trabajando para nuestros seminarios de Concepción, donde nos presentaremos por tercera vez, nuestra primera visita a la ciudad de Temuco y a seguir avanzando con los preparativos del Salón Pyme 2010.

Ya podemos decir con satisfacción que junto a nuestra Red de Trabajo, quienes hacen posible todas nuestras actividades, que PROPYMECHILE concadena a los pequeños empresarios y emprendedores desde Arica a Punta Arenas.

Rodrigo Bon
Director Ejecutivo PROPYMECHILE

 
“Más y Mejor Financiamiento” Imprimir Correo electrónico
Martes 28 de Septiembre de 2010

En base a mi experiencia y permanente contacto con pequeños y medianos empresarios, el financiamiento puede llegar a representar para muchos “un mal necesario” y hasta un verdadero “dolor de cabeza”.

Hoy existe en el sistema financiero un apetito creciente por atender a las empresas de menor tamaño y una interesante batería de herramientas y productos a disposición de éstas.

En opinión de los propios empresarios Pyme, con las que coincido, aún persisten algunas dificultades de acceso y cierto déficit en la calidad del servicio que algunos bancos les otorgan.

No obstante lo anterior, y considerando las actuales condiciones de mercado, la pregunta es: ¿Hay algo que pueda hacer el empresario para aprovechar las oportunidades y transformar el tema del financiamiento de su empresa de un “dolor de cabeza” a una “valiosa herramienta de desarrollo”?

A continuación algunas ideas prácticas dirigidas a los empresarios Pyme, que espero puedan ayudarle a optimizar su gestión y conseguir más y mejor financiamiento.

El primer paso es que usted se pregunte ¿Qué necesito? Esto tiene directa relación con el destino del crédito que quiere conseguir. Es preciso que usted recuerde que existen fundamentalmente dos fuentes de necesidades de crédito: financiamiento para capital de trabajo y financiamiento para inversiones.

El financiamiento para capital de trabajo se origina en caso que su empresa tenga un “ciclo operativo de caja deficitario”, es decir cuando el plazo de pago que le otorgan los proveedores (materias primas, insumos básicos, mano do obra) no alcanza a cubrir el período de rotación de inventario más el plazo en que su empresa recupera las cuentas por cobrar.

Esta situación se origina en la mayoría de las Pymes. El monto y plazo específico de financiamiento requerido para capital de trabajo varía entre cada empresa, no obstante, un elemento que determina cierta similitud en las necesidades es fundamentalmente el rubro o sector económico de la empresa.

Tomemos por ejemplo una empresa manufacturera, que compra las materias primas e insumos a un plazo de 30 días, tiene una rotación de inventario de 60 días y recupera sus cuentas por cobrar en 90 días. Entonces la empresa requiere línea de capital de trabajo equivalente a los costos o gastos en que incurre en un período de 4 meses, y es eso lo que usted debe solicitar.

Otro caso ilustrativo lo representan las empresas del mundo agrícola. Considerando el tipo de cultivo, muchas de ellas llegan a tener hasta una cosecha al año. Es decir, su ciclo operativo de caja es muy extenso y el financiamiento para capital de trabajo debe responder a dicha situación.

Otra fuente de necesidades de crédito es el financiamiento para inversión en bienes durables (maquinarias, equipos, vehículos, bienes raíces). Aquí lo correcto es que usted “calce” el plazo del crédito con el tiempo en que el activo será de utilidad para su empresa. Por ejemplo, si usted está renovando los equipos de computación, el plazo recomendable es no más de 3 a 4 años, pero si hablamos de un bien raíz, lo correcto es pensar en plazos mayores. Entonces usted debe intentar conseguir alternativas que respondan a esta regla. Menores plazos le pueden generar problemas de liquidez y plazos muy largos, problemas de solvencia.

Lo segundo es preguntarse ¿Cómo lo solicito? Fundamentalmente los bancos evalúan 4 cosas: el perfil y experiencia del empresario, el nivel de patrimonio consolidado entre empresa y socios, la capacidad proyectado de pago (o flujo de caja) y la disponibilidad de garantías (el requerimiento de garantías será menos exigente mientras mayor sea la holgura en la capacidad de pago).

Recomiendo que evalúe estos factores en su empresa y prepare su presentación al banco teniéndolos en consideración.

La tercera pregunta es ¿En qué banco lo solicito o cómo selecciono mi banco principal? Lo primero es verificar que la institución financiera tenga desarrollado un área destinada a la atención de Pymes. Esto le asegura en gran medida la existencia de productos y servicios desarrollados en base a las necesidades de la Pymes. Luego le recomiendo constatar que las políticas crediticias del banco consideren el otorgamiento de préstamos para las empresas de su rubro.

Un tercer elemento a evaluar es la existencia de canales de atención y ventas que a usted le acomoden. Tanto canales presenciales, como plataformas con ejecutivos especialistas cerca de su radio de acción, como canales a distancia, fundamentalmente un buen portal Internet, son elementos importantes en la decisión.

En general, cuando se consulta a las Pyme cuáles son requisitos para seleccionar a su banco principal, los más mencionados tienen que ver con atributos de servicio como atención personalizada, agilidad en las respuestas, accesibilidad al banco y gestión en terreno.

Entonces en la selección de su banco principal o de un nuevo banco, usted debe intentar constatar además de los puntos mencionados, la existencia de un modelo de atención que asegure que usted obtendrá el nivel de servicio al cual aspira. Dicho de otra forma, asegúrese que usted dispondrá de “un banco amigo”, ya que sin duda esto debiera valer bastante más que tener “un amigo en el banco”.

FRASE DESTACADA: “El financiamiento debe representar para una Pyme una valiosa herramienta de apoyo para el adecuado desarrollo del negocio”

Ricardo Auad
Gerente División Minorista Banco Internacional
Consultor y experto en Pequeñas y Medianas Empresas

 
La estrategia de promoción de exportaciones de Chile en Asia Imprimir Correo electrónico
Miércoles 22 de Septiembre de 2010

Hace poco tiempo tuve la oportunidad de participar en actividades de promoción comercial organizadas por ProChile en Asia, con la Semana de Chile en Shanghai y Tokio. Allí apoyamos y acompañamos a un numeroso grupo de empresas chilenas que tuvieron la oportunidad de contactarse con sus pares, buscando nuevos negocios para su variada oferta exportable. Visitamos también la ExpoShanghai 2010, con un pabellón de Chile muy novedoso, que hasta octubre continuará recibiendo a cientos de visitantes diariamente. Además estuvimos en Corea del Sur y Malasia.

Pudimos corroborar que se trata de mercados muy dinámicos donde tenemos reales oportunidades y seguiremos trabajando con entusiasmo. Una idea estratégica de nuestra política de comercio exterior es la inserción de Chile en Asia Pacifico. Por ejemplo, en el año 2009 esta región fue mercado de destino del 45% de las exportaciones chilenas y en el primer trimestre del 2010 éstas crecieron en un 90% en relación con igual trimestre anterior.

Ciertamente, la vigencia de Acuerdos comerciales con China, Japón, Corea del Sur e India, ha sido un factor facilitador del aumento del intercambio comercial. Futuros acuerdos con otros países, como Vietnam y Malasia fortalecerán nuestra posición en esa región.

En coherencia con lo anterior, nuestra estrategia comercial en Asia busca aprovechar las oportunidades que brindan los acuerdos comerciales para mejorar la posición competitiva de Chile, aumentando nuestra participación de mercado con las exportaciones No Tradicionales y al mismo tiempo, diversificar los envíos.

Es verdad que hoy tenemos exportaciones importantes a Asia de materias primas como cobre, celulosa y hierro. Sin embargo, es muy relevante que en los últimos años hemos aumentado progresivamente nuestras exportaciones no tradicionales, especialmente de alimentos, como es el caso del vino, fruta fresca, productos del mar, carnes blancas, aceite de oliva, alimentos gourmet y también productos industriales.

Podemos prever el futuro ingreso de productos lácteos chilenos a China, gracias a la negociación de protocolos fito y zoosanitarios. Además, la firma de un acuerdo para el área de servicios también permitirá explorar nuevas área de negocios con este enorme mercado asiático.

En los próximos años ProChile seguirá impulsando una activa política de promoción de exportaciones en Asia. En este sentido, incentivaremos actividades de alto impacto, buscando aumentar la participación de mercado en cada país de la región en sectores ya con crecimiento, así como continuar desarrollando otros en la línea de los servicios. En este último sector vemos amplias oportunidades gracias al reciente acuerdo firmado con China.

Por lo mismo, buscaremos incrementar la cantidad de empresas medianas y pequeñas con presencia en Asia. Impulsaremos también la promoción del turismo y proyectos de inversión en Chile de empresas asiáticas. Adicionalmente, reforzaremos nuestra red de oficinas comerciales en la región abriendo una representación en Guandong, una zona de China con alta proyección de crecimiento, además de una oficina de coordinación en Shanghai que estará pendiente de monitorear y optimizar todas las actividades que se realicen en Asia.

Yo los invito a que sigamos trabajando en conjunto para aumentar la cantidad y calidad de nuestro comercio, las inversiones y el turismo con los países de Asia. Las puertas de ProChile están abiertas para que sigamos creciendo en el proceso exportador, en el fortalecimiento de nuestro intercambio comercial y por ende en el mejoramiento de la calidad de vida de nuestra gente.

Félix de Vicente
Director de ProChile.

 
Me rindo ante la “innovación” ¿Y Usted? Imprimir Correo electrónico
Miércoles 22 de Septiembre de 2010

En el recorrido que hemos realizado por las regiones del país por medio de nuestras actividades hay una palabra que se repite y llega a cansar de tanto escucharla “Innovación”. Al respecto se debe ser sincero y colocar mayor cuidado en relación a si el concepto está siendo sintonizado por las pequeñas empresas.

En momento en que los indicadores de nuestra economía nacional están en azules y se espera un fuerte crecimiento económico para el país durante el 2011, llegando incluso al 6% y marcando diferencia frente a otros países del mundo, es momento que las Pyme presten seriedad a este concepto.

Las Pyme deben captar que hoy operamos en una economía y mundo globalizado, lo cual hace que la competencia sea cada vez más voraz. La economía está interconectada y los mercados son abiertos, realidad que trae como resultado que muy pocas empresas logren sostener una posición competitiva por largo tiempo, sean estas grandes o pequeñas, nacionales o internacionales.

Lo anterior no sólo invita a las Pyme a captar la importancia de mejorar sus propuestas de valor, si no que ya es una exigencia, la cual se transforma en una pendiente bastante inclinada donde justo en la cima se encuentra la capacidad de innovar en nuestros productos y servicios.

Son muchos los postulados que encontraremos respecto a la innovación, pero desde mi punto de vista me identifica la que establece a la innovación como la base de la capacidad de las empresas de diferenciarse y crecer en forma rentable y sostenida, lo que a su vez también puede ser el primer paso para hacer de nuestros emprendimientos un ente competitivo en el mercado.

En base a lo anterior es necesario que las Pyme no sólo se dejen llevar por su espíritu emprendedor o el olfato para llevar cabo sus estrategias comerciales; ya no basta con eso. Casi el 90% de las utilidades generadas en un determinado mercado son capturadas por tan sólo el 20% de los participantes. ¿Donde está la trampa?

Estos empresarios, y como dije anteriormente sean grandes o chicos, se han subido al tren de dar mayor valor a sus productos o servicios. Han ideado y puesto en práctica productos claramente diferenciados, los que fueron percibidos como superiores por un mercado que se encuentra dispuesto a pagar precios altos, brindándole a sus empresas un estatus de liderazgo y competitividad.

Sin duda que el emprendedor en este camino tiene mucho que decir y muchos antiguos malos hábitos de los cuales debe desprenderse. Quién no ha escuchado o se ha escuchado diciendo, “el negocio me ha funcionado toda la vida así” “no le va enseñar a tejer a la abuelita” o “que me va enseñar este a mí”. Estas situaciones son muy cotidianas en las Pyme y son tumores de los que de a poco hay que comenzar a dejar de lado y brindar espacios a la comunicación de la empresa. No sólo se debe escuchar al cliente, también se debe escuchar a la competencia, al mercado y a los miembros de su equipo, algo que le cuesta mucho a los Pyme.

La innovación debe ser impulsada por el emprendedor, facilitada por una organización con la cultura y estructura adecuada, que entrega valor al cliente a través de una combinación de factores tales como el conocimiento, diseño, recursos humanos, aplicación de las tecnologías y lógicamente de un adecuado modelo de negocios.

Desde mi punto de vista las Pymes deben aprovechar las aplicaciones tecnológicas presentes en la Internet, escenario que hace posible concretar ideas, servicios y productos, los cuales pueden estar en una vitrina mundial de valor único y que sólo está esperando por las buenas ideas y la determinación para llevarlas a la práctica. La Internet sin duda es una valiosa herramienta en la cual podemos apretar un par de tuercas y presentar algo diferenciado y con valor. Si no pueden consultarles a los de señores Google.

Creo que el tema es más simple de lo que uno pueda imaginar. Para que una empresa sobreviva y tenga éxito es necesario que se mantenga en permanente lucha por conseguir productos y servicios que sean percibidos como diferentes, mejores y más convenientes que los de la competencia.

El desafío está en producir el cambio cultural en nosotros y nuestra organización y que nos convenzamos que aunque nos demos cientos de vueltas, la práctica indica que la Innovación debiera ser el camino. Sin Innovación en nuestra empresa no tendremos ninguna posibilidad de alcanzar y mantener una capacidad competitiva que nos permita lograr los niveles de generación de ingresos esperados.

Rodrigo Bon,
Director Ejecutivo de ProPymeChile.

 
Sinergia para impulsar a la Mipe Imprimir Correo electrónico
Miércoles 15 de Septiembre de 2010

La innovación es un concepto clave para toda institución que necesita desarrollarse y las empresas de menor tamaño no se encuentran ajenas a esta premisa.

Cuando las empresas están en fase de crecimiento, necesitan realizar inversión en diferentes áreas para consolidar una propuesta que les permita mejorar la productividad e instalarse como actores en los distintos mercados. Es una visión noble, pero peca de ingenuidad cuando no se comprende que el riesgo también está asociado a procesos que incluyen diseño y atrevimiento para dar un salto en materia de competitividad.

Trabajar solos no es opción, porque la fortaleza, en cuanto estrategia para el desarrollo, se adquiere a través de la asociatividad y aquí juegan un rol trascendental Actores del Estado – Organismos Académicos – Empresas de Menor Tamaño. Se trata de un círculo virtuoso vital para que se produzca la sinergia adecuada en el sistema donde se desenvuelven las micro y pequeñas empresas.

Ser emprendedor, tener ganas de crecer, mejorar la productividad y dar un salto en los negocios, no basta si no se consideran las herramientas que brinden mayor impulso a la actividad y en eso estamos trabajando en el Servicio de Cooperación Técnica.

La innovación y el diseño son ejes a los que hay que apuntar desde ahora. Con la colaboración de actores clave y las empresas de menor tamaño trabajando en conjunto, lograremos la consecución de este objetivo.

José Luis Uriarte
Gerente General de Sercotec.

 
Liderazgo: Elemento clave para el éxito Imprimir Correo electrónico
Martes 14 de Septiembre de 2010

Para que una organización logre funcionar de forma coherente entre su quehacer y la obtención de Resultados de excelencia, es necesario que determine cuáles son las mejores prácticas que se deben incorporar, tanto en sus equipos de trabajo, como en el Despliegue que considera todas las partes de la organización.

Los Criterios de los modelos de gestión de excelencia - ya sea el Baldrige (EE.UU.), el de la EFMQ (Europa) o el Premio Deming (Japón)- son 90 % similares. Todos nos proporcionan herramientas para poder liderar una organización de la misma forma, en sus diferentes áreas o departamentos, y desarrollan métricas para poder demostrar que los procesos adoptados funcionan logrando resultados excepcionales.Es importante que el liderazgo incorpore el concepto de mejora continua en la cultura de la organización, para de esta forma conseguir mejorar los resultados.Todos los estudios desarrollados en esta área indican que los líderes y organizaciones que incorporan modelos de gestión de excelencia y, a través de ellos el concepto de mejora continua como una forma de hacer las cosas, superan considerablemente a aquellos que no lo hacen.

Esto se manifiesta por un mayor volumen de ventas, mayores márgenes de ganancias, mejores índices de crecimiento, aumento en la creatividad para la solución de problemas, aumento en la satisfacción de clientes y empleados, acciones a precios más altos, y gran retorno de inversión.

Conozco los criterios del Premio Deming desde hace casi 30 años, estuve involucrado en la redacción y utilización de los criterios del Baldrige y también he utilizado los criterios del modelo de la EFMQ y puedo indicar que de estos modelos surgen algunas tendencias muy interesantes.

Tendencias en la Evolución de la Calidad

En los primeros años los resultados se centraban en los defectos, quejas y devoluciones, los costos asociados a la mala calidad y el despeño financiero. El foco estaba en el producto, la calidad del Proceso y el desarrollo de la entrega con una orientación al Cliente. El liderazgo surge como el elemento Clave para el éxito y la planificación estratégica, involucrando a toda la organización en ese camino.

Posteriormente, el foco estuvo centrado en los empleados y se le asignó vital importancia a los mercados y la segmentación del cliente.

Finalmente, en la actualidad, se hace gran énfasis en la comunidad, la responsabilidad social, lo relacionado con el cuidado del medio ambiente, lo ético y el cumplimiento de los marcos regulatorios legales.

Esta evolución ha logrando identificar la necesidad de un equilibrio con la incorporación de encuestas de satisfacción de clientes y empleados, el liderazgo y evaluación de Desempeño de proveedores y considerar a la comunidad y el medio ambiente en el que se desarrolla el negocio de la organización.

Charles Aubrey
Presidente del Premio Internacional del Asia Pacífico de la Calidad

 
Tres Caras de la Misma Moneda Imprimir Correo electrónico
Jueves 09 de Septiembre de 2010

Casi todo el mundo está de acuerdo en que innovar es una condición básica para la supervivencia de las organizaciones actuales (para las personas utilizamos el término “reinventarse”). Y digo casi todo el mundo porque surgen voces que claman lo contrario, como propone este artículo “Por qué las empresas necesitan menos innovación” Mas adelante comentaremos alguno de los disparates que se vierten en este texto.

Hace algunos años, durante una visita a la casa de mis padres en San Sebastián, mi abuela materna (que falleció hace escasos 7 meses a la edad de 97 años) me hizo un comentario aparentemente inofensivo cuando me vio sentado en la cama tecleando en mi portátil. ¿Qué estás haciendo? Me dijo. Estoy trabajando, amona (abuela en vasco) le contesté. Ah, es que vosotros trabajáis con la cabeza… Para mi abuela, el concepto de trabajo estaba directamente relacionado con lo que ella había vivido a lo largo de su vida: trabajar en el campo, donde las jornadas vienen marcadas por lo que impone la meteorología (de sol a sol) y donde la potencia física, y la alimentación correspondiente, tenían una importancia superlativa. Para nosotros el mundo ha cambiado radicalmente. La potencia intelectual ha sustituido a la potencia física que ha sido derivada hacia la maquinaria y la tecnología. En esta transición, en la que me temo hemos salido perdiendo, nos hemos vuelto prisioneros de un ritmo de vida frenético en el que el tiempo es el tesoro más preciado y donde la presión por usarlo adecuadamente para obtener resultados se está volviendo insoportable. Muchas personas simpatizaron hace breves semanas con el caso de Steven Slater, un asistente de vuelo con más de 30 años de experiencia que tras ser golpeado por un cliente durante una discusión en el avión, no aguantó más, tomó el micrófono, insultó a los pasajeros, se quitó la corbata, se tomó tranquilamente una cerveza, activó el tobogán de emergencia y se deslizó hasta la pista de aterrizaje y desapareció. Otro ejemplo alarmante nos lo ofrece el enorme porcentaje de niños que actualmente están sometidos a tratamiento mediante ritalin o medicamentos similares para tratar la hiperactividad.. Algo no estamos haciendo bien porque mi abuela nunca había oído hablar del stress. Mientras que en tiempos de mi abuela, se pagaba a las personas por trabajar, hoy hemos complejizado la ecuación y el salario no sólo incluye trabajo y resultados sino que además les exigimos varias componentes más:

  • Aprender lo que necesitan para estar actualizados
  • Enseñar a otros, que saben menos que ellos, pero la empresa requiere que aprendan
  • Trabajar colaborativamente y compartir
  • Cambiar de forma permanente e inmediata
  • Innovar

¿Por qué innovar? La historia nos demuestra cada día que no puedes seguir haciendo siempre lo mismo. Nos guste o no, eso es irrelevante, en un mundo global tienes que ser competitivo y básicamente, o tratas de competir por costos (donde cada día es más difícil luchar, por ejemplo, contra China) o compites por diferenciación lo que nos conduce a la imperiosa necesidad de innovar. Si pretendemos que cualquier profesional y cualquier ciudadano sea un innovador, hay preguntas que tenemos que ayudarles a responder:

1. ¿Qué es Innovar? Innovar consiste básicamente en hacer cosas que no se han hecho antes. Sin entrar en detalles sobre cuándo una innovación es disruptiva o es evolutiva, esa definición significa que innovar requiere APRENDER a hacer las cosas que antes no eras capaz de hacer. La innovación es un intangible que se distingue por lo siguiente:

a. La innovación es un CONOCIMIENTO. Dado que el conocimiento es aquello que te permite tomar decisiones y actuar y que fue aprendido, es evidente que nadie nace sabiendo innovar sino que se trata de una capacidad adquirida a lo largo de la vida. Resulta interesante preguntarse si 2 de los innovadores más reconocidos de la historia como Leonardo da Vinci o Steve Jobs hicieron en su momento un “Master en Innovación” en alguna reputada escuela de negocios… La forma de verificar que tienes ese conocimiento es que demuestres tu capacidad para innovar.

b. La innovación es un proceso de APRENDIZAJE. El punto de partida de la innovación es un conocimiento que te resulta insuficiente para alcanzar un resultado que te interesa obtener. Y el punto de llegada es un nuevo conocimiento más desarrollado que si te permite obtener dicho resultado. El proceso que transcurre entre ambos estados es un proceso que te habilita para hacer cosas que anteriormente no eras capaz de hacer. Innovar consiste en crear nuevo conocimiento, es decir, exige aprender a hacer las cosas de otra manera. Todo lo que aprendes es una innovación para ti, independientemente de que el resto del mundo ya lo conozca.

2. ¿Cómo se Innova? A comienzos del 2007, planteé el tema en un artículo inspirado por mi hijo mayor titulado “El árbol de patatas fritas” y hace unos meses, mi jefe me compartía esta historia que incluyo a continuación. “Hace 6 años fui invitado a una universidad para hablar de innovación. Recuerdo la fecha con exactitud: uno de mis hijos pequeños tenía meses y, en consecuencia, lloraba con cierta frecuencia. El proceso que seguía a su llanto me maravillaba. Su madre, lo miraba y escuchaba atentamente y luego sentenciaba: “tiene hambre… o tiene frío… o tiene sueño… algo raro le pasa”. Luego procedía en consecuencia: le daba leche, lo mudaba, lo hacía dormir o llamaba al médico. Yo pensaba e n los pobres niños cuyas mamás, ya sea por la inexperiencia o por la falta de habilidad, no eran capaces de determinar la causa del llanto. Me imaginaba cómo se sentirían siendo mudados cuando tenían hambre, intentando dormirse cuando estaban mojados y molestos, o recibiendo leche cuando tenían sueño. Pensé en lo útil que sería tener un “detector de causa de llanto”, la tranquilidad que a los padres le proporcionaría el uso de este instrumento, “el negocio” que significaría desarrollarlo y la felicidad de los niños por el bienestar obtenido. Yo podía identificar la necesidad del instrumento, mas no sabía cómo hacerlo. Empecé a determinar las características del “equipo” que debía reclutar para desarrollar el invento. No alcancé a avanzar demasiado…. Lamentablemente era tarde; ya estaba a la venta en “el Corte Inglés” (multitienda española). Tenía un costo de 99 euros y demoraba 5 segundos en indicar el motivo del llanto. Lo había desarrollado un ingeniero electrónico alemán cuya esposa no acertaba en el motivo del llanto de su hijito. Consistía en un analizador de ondas. La frecuencia del llanto de un bebé es diferente según lo que le ocurre y, seguramente es eso lo que percibe una madre cuando determina por qué llora. Lo que permitió al ingeniero desarrollar este “innovador” instrumento tiene que ver con un problema que lo afectaba, con la visualización de una necesidad transversal, con la conceptualización de la solución y con el conocimiento que permite su construcción.”

a. La motivación/el enojo: Para innovar hay que estar enojado, o como se dice en España, cabreado. Sólo te interesa innovar cuando algo que te preocupa, no funciona adecuadamente y te importa lo suficiente como para querer hacer algo al respecto. Cuando eres padre y tu hijo llora, la motivación por resolver este inconveniente puede alcanzar cotas insospechadamente elevadas, podéis creerme. ¿Hay algo que actualmente te tenga molesto, te tenga incómodo? Si no es así, no tienes ninguna necesidad de cambiar y por tanto no tienes motivo alguno para innovar. Los problemas son la mecha inmejorable para disparar el proceso innovador.

b. Las preguntas: Para innovar hay que ser curioso y más en concreto, hay que hacerse preguntas. Hay 2 preguntas imprescindibles que todo innovador se formula: ¿Por qué las cosas son como son? ¿Por qué no pueden ser de otra manera? Las preguntas son las que permiten abrir la puerta y como ya he insistido en muchas ocasiones, tenemos un grave handicap en este punto ya que el sistema educativo jamás se ha preocupado de desarrollar en los jóvenes la habilidad de hacerse las preguntas adecuadas sino que por el contrario, está lleno de respuestas a preguntas que los niños nunca se hacen. Las respuestas cierran puertas y por si fuese poco, tienen una fecha de caducidad cada vez más corta. ¿Por qué llora mi hijo? ofrece una magnífica oportunidad para innovar.

c. Los errores: La innovación es un camino arriesgado, se sabe desde dónde empiezas pero nunca existe certeza acerca de donde llegarás. En esa incertidumbre, tras la pregunta siempre sigue una hipótesis que hay que comprobar para generalmente verla fallar y corregirla. La innovación es impredecible y por regla general, no es rentable y si de algo se puede estar seguro es de que durante ese camino te encontrarás más errores que éxitos. Los científicos reconocen que el error es posiblemente la herramienta más importante con que cuentan para progresar, pero de nuevo la educación nos hace un flaco favor al estigmatizar el error como algo peyorativo y vergonzante. Por esa razón, un innovador debe desarrollar un ego sólido y necesita ser capaz de convivir naturalmente con la frustración y el fracaso.

d. El conocimiento: Sólo puedes innovar en aquellos ámbitos en los que tienes conocimiento previo suficiente. Yo no puedo realizar ninguna innovación en el área de la física cuántica, la electrónica o la energía solar porque no tengo ningún conocimiento al respecto que me permita formularme las preguntas adecuadas para desencadenar todo el proceso.

Para innovar es preciso que exista un entorno favorable a la innovación. La abrumadora mayoría de empresas e instituciones que conocemos no están diseñadas ni incentivan que esos 4 elementos puedan florecer. Las grandes empresas no suelen ofrecer las mejores condiciones para que puedas elegir trabajar en los problemas que más te importan y fracasar intentando resolverlos. Las escuelas de negocios no te preparan para hacerte preguntas descabelladas ni formular hipótesis absurdas. El desafortunado artículo que mencionaba al inicio ofrece un diagnóstico bastante acertado: Un elevado porcentaje de empleados considera la innovación como una hipocresía ya que perciben que a los líderes no les interesa necesariamente que su gente proponga nuevas ideas sino más bien que hagan lo que se les pide de la forma más entusiasta posible. Sin embargo, la solución que propone es tóxica en el sentido de que refleja precisamente la base del problema que impide desarrollar empresas más innovadoras: sólo un grupo reducido y escogido deben ser innovadores. No es ninguna sorpresa que los defensores del status quo se resistan a perder sus privilegios.

Tradicionalmente consideramos que las monedas cuentan con 2 caras pero se nos olvida que tienen una tercera cara: el canto, que de hecho es la que permite que una moneda ruede. Para saber de innovación necesitas ser experto en aprendizaje y en gestión del conocimiento porque de otra forma no puedes entender cómo se innova. Los 3 elementos están interrelacionados entre sí. Para innovar debes entender primero qué es el conocimiento y cómo se aprende.

Javier Martínez Aldanondo
Gerente de Gestión del Conocimiento de Catenaria

 
Los factores de éxito de Finlandia Imprimir Correo electrónico
Jueves 02 de Septiembre de 2010

Hace unas semanas nos visitó un especialista de Finlandia que nos dio a conocer cuáles son los factores de éxito de esa nación, y cómo ha avanzado en el desarrollo de sus políticas de educación e innovación. Finlandia ha sido considerado en diversos informes, como el primer o segundo país en el desarrollo de tecnología, educación y economía.

¿Cómo, con cinco millones de habitantes, ha logrado semejante progreso? La respuesta es una interesante estrategia respecto a las TIC’s y en su política educacional

La política de desarrollo de este país descansa sobre la sociedad del conocimiento y en la necesidad de la educación continua. El camino del éxito se sostuvo en reestructurar el sector público, tomando como base la administración y las herramientas que puedan reutilizase. Para ello, se desarrolló un plan de acción nacional basado en grandes pilares: el “Life Long Learning” (aprendizaje a lo largo de la vida), la implementación de un sistema nacional de innovación, el incremento de la investigación y desarrollo (I+D), y ser considerado un laboratorio de aplicaciones de la sociedad de información. Este plan tuvo varios factores de éxito definidos por el parlamento finlandés. Estos son: la influencia de la globalización, explotar al máximo la información y la tecnología, el desarrollo del aspecto humano, la innovación, y la implementación de ellas en materia de gobierno y vida.

Entre 1999 y 2002, Finlandia implementó un programa de políticas basadas en la sociedad de información. La estabilidad política y el acuerdo de los diversos sectores, permitió esta gran revolución. Actualmente, esto se traduce en la aplicación de los beneficios de la sociedad de información. Es así como se produjo un cambio en la economía, que pasó de centrarse en factores productivos, a desarrollar aplicaciones y servicios basados en la sociedad del conocimiento.

El parlamento finlandés, a través del “Comité para el Futuro”, estableció las bases de su actual desarrollo, sosteniendo que, para lograr el cambio que se requiere, la educación debe centrarse en un aprendizaje más activo. Esto originó que las instituciones ofrecieran “educación a distancia”. Así, se generó material institucional, software y hardware que hicieron más amistosos los ambientes educativos y se construyó un soporte para el proceso de enseñanza.

Sin embargo, todo este avance no serviría si los profesores no contaban con las competencias necesarias, ni con el suficiente liderazgo para implementar las transformaciones. A partir de ello, comenzó una significativa producción de material de estudios y el desarrollo de herramientas electrónicas. Esto, permite que los profesores dispongan de distintas alternativas formativas, tanto en cantidad como en calidad. Se dio gran énfasis en la responsabilidad del liderazgo pedagógico en las facultades de educación, se consideró que es de suma importancia comprender que éste es un proceso de desarrollo que hay que administrar, y estos cambios requieren del trabajo de equipos de profesores.

Así mismo, se implementó un sistema de aprendizaje conjunto entre las empresas del sector de las TIC’s, las compañías que prestan servicios al mundo educacional, las universidades y los politécnicos o institutos tecnológicos, la educación secundaria y primaria. Para lograr esta interacción, han desarrollado una pirámide de competencias básicas requeridas según el nivel en que se encuentre la persona. A ello se suman, un sistema de educación flexible, cursos pequeños de desarrollo, implementación de universidades virtuales, desarrollo y generación de conocimiento, nuevos negocios y servicios de aprendizaje. A todos estos elementos se le añade la investigación, pues los cruza transversalmente.

Los finlandeses han entendido que es importante focalizarse en el proceso de creación del conocimiento de los individuos, las organizaciones y las diferentes comunidades. En síntesis, la sociedad es la que está cambiando. Es así como, el foco de atención debe estar en la colaboración para lograr el desarrollo, no en las individualidades.

Como vemos, la creación de una estrategia basada en el máximo uso de aplicaciones de la sociedad de la información, ha permitido que la pequeña Finlandia se encuentre entre los primeros países competitivos del mundo. Este si que es un interesante caso digno de imitar.

Andrés Pumarino
Director General Académico de DuocUC y Miembro Comité Editorial PROPYMECHILE

 
<< Inicio < Anterior 91 92 93 94 95 96 97 98 99 Siguiente > Fin >>

Página 97 de 99
Banner
Banner

Entrevistas Pymes

News image

Trinidad Inostroza "Los organismos públicos tienen la obligación de pagar oportunamente a las Pymes"

PROPYME conversó con la Directora de ChileCompra, Trinidad Inostroza, sobre los principales avances y desafíos que apuntan a facilitar los negocios de las empresas de menor tamaño en este mercado público, que transa más de 10 millones de dólares anuales. Conoce los avances de este sistema que es reconocido a nivel ...

Leer Completo
News image

ProChile apoyó la consolidación del sector de servicios

Durante este año, ProChile ha seguido trabajando fuertemente en la promoción y posicionamiento de los servicios chilenos en el mundo, alcanzado importantes hitos....

Leer Completo
News image

Rosario Navarro “El primer liderazgo de un ser humano comienza por su capacidad de liderarse a sí mismo”

Se acerca fin de año y es común que muchas Pymes decidan hacer una evaluación general del recorrido de la empresa y de sus colaboradores en este cierre de ciclo. Sin embargo Rosario Navarro, creadora de ProSpirit -entidad experta en coaching para organizaciones- advierte del potencial peligro de esta forma de aná...

Leer Completo
Puedes encontrarnos en:     
Banner

SEA PARTE DE LA COMUNIDAD PROPYME

Nombre y Apellido / Ciudad:

Correo Electrónico:

Banner

Videos Destacados Pymes

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.

Banner
Banner
Banner

Últimos Comentarios PRO PYME Chile

También puedes encontrarnos en:     
Copyright © 2017 PROPYME — Todos los derechos reservados.